Encuentra lo que Buscas

NO AL MONOCULTIVO


MONOCULTIVO

Una de las lecciones que nuestros campesinos han aprendido fue que los cultivos son mejores si se mezclan, ya sean hortalizas o flores. Diferente tipos de plantas proporcionan con probabilidad una cosecha mejor; la concentración de un solo cultivo puede llevar al desastre.
Un ejemplo clásico de ello fue la confianza absoluta en la papa como cultivo alimenticio a mediados del siglo XIX. La plaga de la papa asoló el campo durante varios años, ocasionando una gran hambruna a acusa de la cuál murieron o emigraron casi dos millones de personas para evitar sus efectos.
Lo mismo puede pasar con la plantación de flores.

Los monocultivos son más propensos a las enfermedades y a las plagas que la plantaciones mixtas, y se puede demostrar que los rendimientos de éstas no son tan cuantiosos como los de los cultivos que se siembran juntos. Las técnicas modernas de agricultura y horticultura que se basan en el monocultivo, sobre todo el cultivo en invernaderos, dependen casi exclusivamente de los productos químicos para mantener las plantas sanas.
Intercalar los cultivos reduce las posibilidades de que una enfermedad destruya toda cosecha y además facilita que enjambres de insectos beneficiosos ataquen las plagas.( Control Biológico de Plagas)

Los monocultivos, o la concentración de un solo cultivo, permite que las plagas y enfermedades se extiendan rápidamente una vez asentadas, con el resultado de depender de los pesticidas, fungicidas y otros productos químicos para controlar el problema sobre el terreno cultivado, si es que efectivamente es posible erradicarlo, ya que en algunos casos, sobre todo con infecciones virales, no disponemos todavía de un control químico adecuado.

Buscar este blog

Google+ Followers