Encuentra lo que Buscas

NO AL MONOCULTIVO


MONOCULTIVO

Una de las lecciones que nuestros campesinos han aprendido fue que los cultivos son mejores si se mezclan, ya sean hortalizas o flores. Diferente tipos de plantas proporcionan con probabilidad una cosecha mejor; la concentración de un solo cultivo puede llevar al desastre.
Un ejemplo clásico de ello fue la confianza absoluta en la papa como cultivo alimenticio a mediados del siglo XIX. La plaga de la papa asoló el campo durante varios años, ocasionando una gran hambruna a acusa de la cuál murieron o emigraron casi dos millones de personas para evitar sus efectos.
Lo mismo puede pasar con la plantación de flores.

Los monocultivos son más propensos a las enfermedades y a las plagas que la plantaciones mixtas, y se puede demostrar que los rendimientos de éstas no son tan cuantiosos como los de los cultivos que se siembran juntos. Las técnicas modernas de agricultura y horticultura que se basan en el monocultivo, sobre todo el cultivo en invernaderos, dependen casi exclusivamente de los productos químicos para mantener las plantas sanas.
Intercalar los cultivos reduce las posibilidades de que una enfermedad destruya toda cosecha y además facilita que enjambres de insectos beneficiosos ataquen las plagas.( Control Biológico de Plagas)

Los monocultivos, o la concentración de un solo cultivo, permite que las plagas y enfermedades se extiendan rápidamente una vez asentadas, con el resultado de depender de los pesticidas, fungicidas y otros productos químicos para controlar el problema sobre el terreno cultivado, si es que efectivamente es posible erradicarlo, ya que en algunos casos, sobre todo con infecciones virales, no disponemos todavía de un control químico adecuado.

COMENZAR UN HUERTA CASERA

 HUERTA CASERA

Siempre que comencemos en un huerta casera, y mas si es ecológica, es oportuno disponer de una pequeña porción de terreno donde cultivar plantas de rápido crecimiento que luego sea empleadas como abono verde. La mejor situación se obtiene entre bancales de hortalizas, ya que constituyen una barrera infranqueable para todas aquellas plagas de suelo que hayan aparecido en los cultivos.
Y dejar un espacio para las hierbas medicinales,  si cuenta con un mínimo de  espacio en la huerta.

Resulta de suma utilidad preparar un macizo para el cultivo de plantas aromáticas, condimentarías y medicinales, ya que suponen el complemento ideal en la despensa del hortelano.
Estas especies no se ven afectadas por las plagas y enfermedades típicas de las hortalizas y , además, su mantenimiento es sencillo de llevar a cabo.
El lugar más adecuado donde situarlo, depende del tipo de planta que vaya a sembrar. Cabe distinguir dos grupos principales: el de las especies que requieren ambientes húmedos, como la hierbabuena, eneldo, albahaca, toronjil, etc., y el de las que prefieren lugares más secos por ejemplo tomillo, alcaparra, romero, hinojo, etc.

Si las características del terreno lo permiten, ubíquelas en un lugar más elevados que el resto de la huerta, delimitándolo con una pequeña valla de madera, a fin de retener mejor la tierra y evitar que sus tallos sean pisados, o que las semillas se extiendan fuera del bancal.
Siempre les he mejora a etas plantas si se aprovechan la proximidad de un muro que las protejan del viento y el frío. No dude en aprovechar los extremos de la parcela y aquellas porciones de terreno que han quedado libres en las distintas zonas de la huerta, entre bancales o entre el cobertizo y el camino de entrada.

Si pensamos tener árboles frutales y hacer un pequeño Bosque Comestible, siempre hay que pensar que cualquier tipo de fruta necesita una buena cantidad de sol para que maduren pero, del mismo modo las hortalizas también lo requieren, y resultan compatibles su combinación dentro del huerto, siempre y cuando no se molesten unos con otros.
Para este cultivo se debe procurar cultivarlos en los límites, siempre por detrás de los bancales y orientados al norte esto con respecto al sol. Así ambos cultivos quedarán expuestos al sol.
Y A COMENZAR!!!

MEDICINA NATURAL

Recetas De Medicina Natural

Todos nacemos con una reserva de salud, pera la autentica buena salud supone experimentar un bienestar profundo, la buena forma del cuerpo junto con la alegría de vivir. Según lo que comemos, bebemos, respiramos y pensamos vamos perdiendo progresivamente existencias de este particular almacén.
Cuando tenemos un descubierto, los síntomas y signos de una mala salud comienza a aparecer.
La prevención consiste en que no falten nunca existencias en nuestra reserva y, fundamentalmente, en los aparatos que corresponden a seis procesos corporales clave. Cuidarlos y potenciarlos se traducirá en un aumento inmediato de bienestar.

La salud no es ausencia de enfermedad, es vitalidad en abundancia. Todos somos capaces de experimentar una profunda sensación de bienestar, se caracteriza por el alto índice de energía, equilibrio emocional, mente despierta, el deseo de mantener una buena forma física y una acusada conciencia de lo que conviene a nuestro cuerpo, así como de cuáles son nuestras necesidades en cada momento.

Consejos Dietéticos para cada día
  1. 1 cucharada rasa de semillas o 1 cucharada de aceite de semillas prensado en frío
  2. 2 raciones de alubias, lentejas, quinoa, tofu o germinados.
  3. 3 piezas de fruta fresca: manzanas, peras, melones, cítricos.
  4. 4 raciones de cereales como arroz, mijo, centeno, avena, maíz, quinoa
  5. 7 porciones de verduras con hojas oscuras y de raíz como berros, zanahorias, boniatos, brécol, espinaca, judías verdes, guisantes y pimientos.
  6. 6 vasos de agua, zumo diluidos, té de hierbas o fruta
  7. Come alimentos ecológicos y sin tratar tanto como sea posible
  8. Evita toda clase de alimento azucarado, refinado o procesado con aditivos, químicos
  9. Evita cualquier estimulante: café, té, cigarrillo
  10. Relájate para comer y mastica bien los alimentos.

Medicina Natural:


Buscar este blog

Google+ Followers